Metamorfósis (III)

Sonrió con algo de ironía recordando a Kafka, cuando despertó esa mañana tal como Gregorio Samsa, convertido en un bicho; pero, ¿por qué amanecer en medio de un pantano, rodeado de ranas hambrientas que buscaban desayuno?

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *