Plan B

-Juro que nunca más repetiré la historia. En adelante tendré siempre mi “Plan B” -dijo el muchacho que llevaba semanas sentado en el parque, simplemente pensando, luego que su novia lo había dejado por otro.

Ahora se siente seguro y preparado. Si su novia actual se va, él ya tiene lista una colección de rancheras, tangos y boleros, así como muchísimo, pero muchísimo trago en su nevera.

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *