Aprendizaje

No valieron los elevados conocimientos de los jefes guerreros ni los consejos de los ancianos mayores, tampoco sirvieron las invocaciones y rezos de los chamanes, sacerdotes y sacerdotisas. Nadie pudo descifrar las confusas señales de humo que se movían a lo lejos…

Y fueron necesarios muchos días, para que las tribus del otro lado del valle supieran de las travesías del primer tren a vapor.

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *