La pena irrisoria

condena-irrisoria

Veinte horas de trabajo comunitario en el hogar de ancianos y una pequeña multa, fue la condena que dictaminó el Juez luego de un acalorado proceso por estafa al vendedor del elixir de la eterna juventud.

Algunos líderes de opinión han dicho que esta sería una pena menor para tan consumado reincidente, teniendo en cuenta que, por el mismo delito, habría sido detenido en 1458, 1624 y 1870.

Hoënyr, 2013.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *