Olvido

El anciano conservador contemplaba con temor la invasión de zombis, hombres lobo, vampiros, brujas y otros seres que definitivamente tenían que ser malvados. Los augurios de sus líderes se estaban cumpliendo.

Luego se aterrorizó mucho más al ver que comisarios del viejo oeste, policías, gladiadores, ángeles, curas e incluso los grandes héroes como Superman, Batman o el Hombre Araña ni se inmutaban con aquellas presencias; incluso le causó profunda indignación verlos jugando los unos con los otros.

-¿Y ahora quién nos defenderá? ¡No puede ser! -gritaba desde su ventana.

Pero a medida que el tiempo transcurria en tan horrenda escena, un detalle que al principio le pareció menor tomó relevancia:

-Pero, ¿por qué todos son enanos?

Por supuesto, había olvidado que era un 31 de octubre…

Cosas del alzheimer…

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *