Aprendizaje (II)

Cuando notó que aquella media suya llevaba varios días sola y abandonada en un rincón, y cuando supo reconocer que su compañera había desaparecido para siempre y sin rastro alguno, solo hasta entonces, comprendió qué es la melancolía, así como el peso que tan extraña sensación puede representar para un alma sensible y solitaria. Y entonces, mirando con ternura hacia aquél rincón, sonrió.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *