El paraíso de Adán

Durante miles de años se ha rumorado que luego de la expulsión del Paraíso, Adán sintió que en realidad era poco lo que había perdido, pero mucho lo que había ganado. Según esta oscura teoría, Adán se convenció que el verdadero paraíso se encontraba en el aroma de las abundantes, suaves y firmes carnes de Eva, una idea que tuvo desde la primera vez que hicieron el amor. Para algunos historiadores, allí estaría el verdadero origen del hermoso verso “el Paraíso tiene aroma de mujer”.

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Contrarrelatos, Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *