Vocación

En el pueblo decían que ella se había quedado para vestir santos. Pero muy pocos supieron que su virtud estaba precisamente en la acción opuesta: desvestirlos.

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *