“Lanzarse al agua”

20130610-085159.jpg

En una remota antigüedad, la técnica de amarrarse una gran piedra para luego sumergirse en el mar, una laguna o un río, era el ritual oficialmente establecido para declarar el amor a una sirena. Desde el punto de vista del análisis del rito, podríamos decir que aquella práctica era consecuente con la vieja creencia según la cual llegar al corazón de un ser fantástico es la empresa más exigente, riesgosa y definitiva para quien la emprende.

Algunos pensadores han observado que en la antigua costumbre se encuentra el origen de la expresión “lanzarse al agua”, un recurso alegórico utilizado para referirse al inexorable momento en el que declaramos el amor a un ser maravilloso, como aquella señorita que sin avisar llegó con su luz a la esquina del barrio donde transcurren nuestras vidas.

Sin embargo, y paradójicamente, en los tiempos modernos el procedimiento de la piedra atada para “lanzarse al agua” en sentido literal, es utilizado por muchos enamorados no antes, sino después de “lanzarse al agua” en sentido figurado, precisamente por que no lograron llegar al corazón de la persona amada, o peor aún, por que fueron desalojados de ese lugar. Incluso el uso literal se ha extendido con tanto encono, que hoy día hechos tan simples como perder dinero son considerados como motivos suficientemente válidos para ello.

En todo caso, gracias a la asombrosa contradicción espacio-temporal entre aquella figura alegórica (el sentido figurado) y el hecho que pretende representar (el sentido literal), los ensayistas de lo humano han vislumbrado la existencia de una oscura relación que aún no ha sido develada plenamente, una relación en la que transita la mayor parte de las musas de la poética y la literatura y donde han nacido las notas románticas y melancólicas de músicas como el tango y el bolero: el misterioso y omnipresente vínculo que existe entre el enamoramiento y la eternidad, la exigencia y la fatalidad.

Hoënyr, 2013.

Esta entrada fue publicada en Contrarrelatos, Microrrelatos, Relatos del alma. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>