Enfado

20130906-215128.jpg

Está decidido.

Cuando la Muerte venga a buscarme para llevarme a su danza, voy a rechazarla con absoluta firmeza. De ahora en adelante será a mi manera; le daré una buena lección.

No es que me moleste su llegada. Lo que me saca de quicio es que se de tanta importancia y tarde tanto, precisamente cuando no es Ella quien invita, sino quien recibe la invitación.

Hoënyr, 2013.

Esta entrada fue publicada en Disfonías, Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *