Manifiesto

manifiesto-averno

Consciente -como siempre lo he sido-, del importantísimo papel que Vuestra Majestad me ha encomendado para su Gran Obra, he decidido escribir este mensaje para dejar constancia de la grave situación en que me encuentro por cuenta de un capricho humano.

Sucede que, como nunca antes en miles de años, me he convertido en un “pobre diablo”. Atrás quedaron las épocas de fantásticas gestas e intrincadas conspiraciones por el control del Universo. Ahora he caído muy bajo. No hago más que atender enojosos asuntos humanos de toda índole, al tenor de la recurrente invocación: “que entre el Diablo y escoja”.

Por supuesto, me queda la satisfacción de asistir a todos los llamados, aunque precisamente por eso mismo, siento que ellos ya no me temen, de manera que, si su Divina Providencia no hace algo para eliminar esa absurda costumbre humana, me veré en la obligación de renunciar de manera irrevocable, porque ha perdido sentido mi existencia.

Su Amigo y Servidor.

Hoënyr, 2013.

Esta entrada fue publicada en Contrarrelatos, Disfonías, Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>