El haz bajo la manga

poker-alfabetizador-destino

Cuando al filo del atardecer el pequeño tahúr quiso apelar al as bajo su manga para cambiar el rumbo de la fatídica partida, un rayo de luz se propagó desde su brazo, iluminando las moneditas y canicas que estaban en juego, enfatizando el carácter sublime de aquellos objetos que adquirían un valor incalculable, pero que había puesto en riesgo en un simple juego, algo que en ese momento le pareció despreciable.

-¡Pero esto es inadmisible!- exclamó, con la inocente amargura del niño que cree que lo ha perdido todo para siempre, pero con la valiente firmeza del que sabe de qué está hablando.

Esa tarde, ninguno de los presentes imaginó que el mundo perdería un gran jugador al póker, ni que ganaría el mejor profesor de ortografía en lengua castellana visto jamás.

Hoënyr, 2013.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos, Relatos del alma. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>