Operaciones de bandera falsa

operaciones-falsa-bandera

Una operación de bandera falsa – OBF (false flag operation) es una operación diseñada y ejecutada por un régimen de gobierno para provocar en el público una reacción específica, de manera que se convierta en el fundamento movilizador de la opinión pública a favor de la respuesta o el modelo de intervención que el propio régimen propone para atender la situación planteada. En pocas palabras, mediante mediante una OBF, los gobiernos buscan «la excusa ideal X para presentar la respuesta ideal Y».

Las OBF tienen como fin específico: 1) la simulación o ejecución de actos de guerra, actos de terrorismo, secuestros u otros hechos de violencia para ser atribuidos a otra fuerza o actor en conflicto con el régimen (autoatentados), 2) propiciar y facilitar las condiciones para que esos actos sean cometidos, y 3) convertir una situación específica menor en una situación de amenaza mayor generalizada.

Mediante las OBF es posible activar respuestas que son avaladas por la población, tales como el lanzamiento de una guerra, la intensificación de las acciones bélicas, la interrupción de treguas, armisticios o negociaciones de paz, la suspensión y limitación de las libertades ciudadanas, etcétera, aunque también se han realizado OBF como estrategia de encubrimiento de otras situaciones (ej. hechos de corrupción).

Desde el punto de vista del derecho de la guerra, el debate académico ha girado en torno a si algunas OBF hacen parte de las denominadas “estratagemas de guerra”, entendidas como los actos destinados a confundir o engañar al enemigo. Según el derecho internacional humanitario consuetudinario, las estratagemas de guerra no quedan prohibidas, siempre que no infrinjan alguna norma del DIH (Cáp. III-18, Norma 57).

Sin embargo, en todos los casos, cuando un gobierno -o una parte del mismo- decide lanzar una OBF, dicha decisión pertenece al ámbito de la denominada “dimensión estratégica de la guerra”, es decir, es una decisión esencialmente política, ya que toda OBF implica, de una manera u otra, incurrir en ciertos costos en lo bélico (muertos, heridos), de los que se espera obtener rédito en lo político (apoyo ciudadano, votos).

En este sentido, las OBF tienen mayor posibilidad de ser ejecutadas en contextos con elevada conflictividad política y bajísimos niveles de legitimidad institucional o de los regímenes de gobierno responsables de dichas acciones.

Hoënyr.

Esta entrada fue publicada en ¿Textos serios?... Quizás. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Operaciones de bandera falsa

  1. Anfelbel dijo:

    También lo he pensado. Pero vaya pruébelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *