En la sala de cirugía

image

De enfermedad en enfermedad y accidente en accidente, al final cumplí mi fantasía de tener sexo en un hospital. Fue con una bella cirujano. Justo en mitad del quirófano, sobre la cama de cirugía. Con mis visceras desparramadas en el piso.

Nadie cree mi versión. El video tomado en la sala de cirugía no ayuda mucho y de hecho es famoso entre los aficionados a los fenómenos paranormales. Sobre todo porque el sujeto a cargo de las imágenes por computador dice que se observaban extrañas manchas que parecían manos haciendo la señal del macho cabrío.

La única prueba a mi favor es que llevo unas pinzas quirúrgicas en mi vientre. Y un anillo de compromiso. Un anillo de mujer.

Hoënyr, 2015.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.