Dioniso (Baco) también se hizo carne

Dioniso-Jesús

DIONISO (BACO)

Vengo yo, hijo de Zeus [Dios], a esta tierra de los tebanos, yo, Dioniso [Jesús], al que antaño parió la hija de Cadmo [Israel], Sémele [María], haciendo de partero el fuego del relámpago; y he cambiado la figura de dios por la mortal y estoy junto a las fuentes de Dirce y el río Ismeno…

He dejado las vías de los lidios, ricos en oro, y de los frigios; las mesetas de los persas, azotadas por el sol y los muros de Bactria y la  tierra de los medos, de duro invierno  he  recorrido, y la Arabia feliz y toda el Asia cuanta junto al salado mar se extiende con sus ciudades bien cercadas, llenas de griegos mezclados y de bárbaros junto; ésta [Tebas] es la primera ciudad griega donde llego, después que allá he bailado y he fundado mis misterios, para que los hombres me tengan por manifiesta divinidad.

Y en Tebas la primera de esta tierra de Grecia he gritado ¡ijujú!, envuelto en una piel de cabrito [siervo] y puesto en mi mano el tirso, mi dardo de yedra; y porque las hermanas de mi madre, las que menos debían, decían que Dioniso no había nacido de Zeus, y que Sémele, hecha novia de cualquier mortal, echaba a Zeus la culpa de su desliz… por esto yo las he aguijoneado fuera de su casa enloquecidas, y con la mente enajenada habitan en el monte, las he obligado a llevar el atavío de mis orgías, y a toda la ralea femenina de Tebas, cuantas mujeres había, las he arrastrado locas fuera de sus casas… Porque tiene que aprender esta ciudad, aunque no quiera, y permanece sin practicar mis ritos, que tengo que salir en defensa de mi madre Sémele y demostrar a los hombres que soy un dios, engendrado por Zeus.

Eurípides, ”Las Bacantes“, 409 AC.

… … …

JESÚS:

Juan 1:1; 1:14: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Isaías 9:6: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Filipenses 2:5-7: Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho a imagen y semejanza de los hombres.

Mateo 1:18-25: Nacimiento de Jesús.

1 Juan 4:9: En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

1 Timoteo 3:16: E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.

… … …

Imagen: Ciro Ferri, “El triunfo de Baco”, siglo XVII.

 

Esta entrada fue publicada en La Biblia en contravía y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.