Caín y Abel: un detalle aterrador

W. Blake (1826). “The Body of Abel Found by Adam and Eve”.

El mito bíblico de Caín y Abel tiene un detalle aterrador: el incierto destino del cadáver de Abel.

Los judíos creen que fue enterrado por Adán y Eva según las instrucciones de un cuervo enviado por Dios. Para los musulmanes el cuervo fue enviado para instruir a Caín.

El cristianismo infiere que en efecto Caín enterró el cadáver, para esconderlo, ya que Jehová dijo:

-Qué hiciste? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.
[Génesis, 5:10].

Es un detalle aterrador que implica, nada más y nada menos que una desaparición forzada.

Alude al derecho de las víctimas a conocer la verdad, a recuperar los restos y darles sepultura según las propias creencias y por supuesto, al derecho que como dolientes tienen a su debido proceso de duelo.

Por esto en Colombia la enseñanza del mito debiera considerar todos estos aspectos y contribuir a formar una cristiandad un poco más empática con las víctimas y con los esfuerzos para la construcción de la verdad y la paz.

Hoënyr

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.