Artefacto de sueños

Desde que despertó aquella mañana, pasó su vida sin dormir, inventando un artefacto para recrear las condiciones que se conjugaron e hicieron posible ese último sueño, el de la noche anterior, aquél en el que creó el verso perfecto jamás dicho; y Ella, hermosa, enamorada, lo besó.

Hoënyr © 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos, Relatos del alma. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Artefacto de sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *