Sala de tortura

-Es cierto -dijo el poeta en la sala de torturas-, hay diosas y ángeles que, sin ánimo de lucro, vienen a alegrar la Existencia humana.

Hoënyr © 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *