Sobre ateos e irreverentes

-Disculpen, pero no podemos creerles -exclamaron a una voz Dios y Satán-. Así como los verdaderos amigos, los verdaderos ateos y los verdaderos irreverentes sólo se conocen en las adversidades.

Hoënyr © 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *