Una condición

La Humanidad jamás conocerá otra historia de amor como la de ellos dos.

Ningún poema escrito o alguno jamás creado será suficiente para expresar en palabras la Belleza que ellos traerán al Universo.

Quizás hasta los dioses se decidan a crear maravillas nunca vistas en el Cielo, como homenaje a esa señorita y aquél muchacho, como cuando inauguraron el primer día de la Creación.

Por supuesto, todo eso sucederá, siempre que él o élla se atreva a hablarle al otro -aunque sea algo sin sentido-, antes que alguno tenga que marcharse del edificio en el que se encuentran.

Hoënyr © 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos, Relatos del alma. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *