Luego de medianoche

La Cenicienta se marchó a la medianoche, antes de la última campanada, atendiendo la advertencia del hada madrina.

Por su parte, el príncipe continuó con su juego de quitar y colocar y volver a quitar y volver a colocar zapatos de tacón alto a las mujeres del baile, en especial aquellas con medias de nylon, con las que se motivó a otras curiosas variaciones en el juego.

Era un consumado fetichista.

Hoënyr © 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *