Contradiluviano

Mientras que apocalípticas lluvias y tormentas azotaban la Tierra, las sirenas, dragones, minotauros, unicornios y centauros lucharon incansable y desesperadamente por sus vidas.

Durante ciento cincuenta días, la montaña en la que fueron congregados iba desapareciendo entre las aguas mientras el arca, muy cerca, casi vacía, cumplía la misión de salvar sus escasos pasajeros.

El diluvio cesó.

El silencio sepulcral que se tomó el planeta sólo se rompió con el llanto ahogado de los niños, que lamentaban la desaparición de sus amigos, así como las carcajadas de los adultos, que celebraban la consumación de su plan.

El mensaje es claro: en el Universo no existirían seres que, por fantásticos que sean, consigan, con su presencia, poner en duda el poderío del ser humano.

Así fue como las sirenas, dragones, minotauros, unicornios y centauros fueron condenados a pertenecer para siempre al universo de los mitos.

Hoënyr © 2012.

Esta entrada fue publicada en Contrarrelatos, Microrrelatos, Relatos del alma. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Contradiluviano

  1. Mario Ivan Alvarez Milan dijo:

    Me duele conjeturar que pudo ser el primer genocidio llevado a cabopor los humanos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>