Cambio de vida

El pequeño conejo rufian finalmente fue descubierto haciendo de las suyas en la alacena del cura del pueblo, por lo que era copiosamente perseguido por todos los humanos de aquella comarca, en medio de maldiciones y amenazas de muerte, como suele suceder cuando una masa de humanos -generalmente liderada por un líder religioso o político-, elige un enemigo público.

Sin embargo, los dioses decidieron intervenir, permitiendo que el ladronzuelo desapareciera hábilmente dentro del hueco de una piedra oculta bajo hierba silvestre.

De repente, ni bien habría transcurrido un segundo en su escondite, cuando una mano lo tomó bruscamente por las orejas sacándolo de un sombrero vestido de fino negro.

-¡Extraño suceso!-pensó, mientras miraba a su alrededor.

Pero lo que le asombró realmente, lo que le quitó el aliento, fue la algarabía de los humanos que aplaudieron y que luego se regocijaron acariciándolo y brindándole alimento.

Desde que se supo esta historia, millones de conejos han buscado esa roca escondida bajo hierba silvestre. El mito también se difundió entre roedores, ofidios y organismos de toda laya.

Incluso entre los humanos.

Hoënyr © 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cambio de vida

  1. CLARA dijo:

    que lindo lugar. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>