Historia del que se desgració en el tren (Alejandro Dolina)

historia del que se desgració en el tren

Jaime Gorriti tomaba todos los días el tren de las 14.35.

Y todos los días se fijaba en una estudiante morocha. Con prudente astucia trataba de ubicarse cerca de ella y -a veces- ligaba una mirada prometedora.

Una tarde empezó a saludarla. Y algunos días después tuvo ocasión de hacerse ver, ayudándola a recoger unos libros desbarrancados.

Por fin, un asiento desocupado les permitió sentarse juntos y conversar.
Gorriti acelero y le hizo conocer sus destrezas de picaflor aficionado.

No andaba mal. La morocha conocía el juego y colaboraba con retruques adecuados.

Sin embargo, los demonios decidieron intervenir.

Saliendo de Haedo, la chica trato de abrir la ventanilla y no pudo. Con gesto mundano, Gorrito copo la banca.

– Por favor…

Se prendió de las manijas, tiro hacia arriba con toda su fuerza y se desgracio con un estruendo irreparable.

Sin decir palabra, se fue pasillo adelante y se largo del tren en Morón.

Desde ese día empezó a tomar el tren de las 14.10.

Tomado de: A. Dolina, “Crónicas del ángel gris”, 1988.

Esta entrada fue publicada en Selecciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historia del que se desgració en el tren (Alejandro Dolina)

  1. Tremenda pesquisa. Descubr tu web hace como 5 dias y aqui estoy de vuelta. Magnifica

  2. admin dijo:

    Eres muy amable. Te agradezo tu elogio. Espero que continúes ingresando a esta morada. Pero más importante aún, espero no defraudarte en alguna de tus visitas. Henry C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *