Infortunio

Aterrorizado, el monstruo se hizo pipí, cuando la niña descubrió su escondite, por allá, en un rinconcito al fondo del armario.

¿Y si se hubiera quedado debajo de la cama?

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *