Simulacro

Todos reconocieron que fue el más ágil en evacuar el edificio, aunque se le critica eso de haberse abierto camino a los golpes y empujones contra mujeres y ancianos, así como su actitud de observador pasivo cuando estuvo fuera, incluso grabando con su teléfono móvil los acontecimientos.

-Yo no sabía que se trataba de un simulacro -dice con mucha seriedad, argumentando su defensa.

Hoënyr, 2012.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *